Desde hace unas semanas, la naturaleza ha empezado a brotar, la floración y nuevos brotes de hojas y ramas inundan de nuevo nuestro entorno con distintos colores y el verde luminoso.

La semana pasada se celebró la Pascua. La etimología de la palabra Pascua significa “paso”, y, en la cultura occidental, la Pascua representa tanto una importante festividad religiosa como la celebración de la llegada de la primavera con la renovación y renacimiento de la naturaleza dejando atrás el invierno. 

Las celebraciones de este ciclo  anuncian el retorno del buen tiempo, exaltan el elemento vegetal, y hacen alegoría a la fecundidad y la abundancia. 

Ahora es el momento, pues, de celebrar el paso del invierno a la primavera!!

Y este “paso” es también una oportunidad para revisar lo que hemos vivido y dar paso a una nueva conciencia sustentada por nuestras vivencias.

Podemos aprovechar  esta invitación para hacer una reflexión personal y social de todo lo acontecido en el ciclo que dejamos atrás….

¿Qué  experiencias significativas he tenido en los últimos meses?
¿Qué emociones he experimentado en cada situación vivida?
¿Hay alguna cosa que deseo dejar atrás? ¿Algo pendiente de ser revisado?
¿Estoy disponible para transformar mis dificultades en oportunidades para ser mejor persona?

Cada día es una oportunidad de revisión de nuestra vida, para que nuestro presente se configure en plena consciencia y nuestras acciones estén fundamentadas en nuestros valores  en permanente revisión.

Tal como propone un texto que estos días corre por las redes, podemos aprovechar este “paso” como un paso que nos ayude a  pasar…

de la resignación a la acción,
de la indiferencia a la solidaridad,
de la queja a la búsqueda de soluciones,
de la desconfianza  al sincero abrazo,
del miedo al coraje de volver a apostar con todo el amor,
de recoger, sin vergüenza, los pedazos  de nuestros sueños rotos, y volver a empezar,
de la autosuficiencia a compartir el fracaso y los éxitos,
de hacer las paces con nuestro pasado para tener un presente lleno,

y de saber que de nada sirve ser luz si no podemos iluminar el camino de alguna otra persona…

Seguimos!